Los proveedores y fabricantes de ERP son los expertos que mejor pueden ayudarte a definir el proyecto de implementación y a elegir qué tipo de despliegue necesita tu negocio. Aquí entran en juego no solo las infraestructuras técnicas y de hardware, sino también los recursos humanos de tu empresa, las previsiones de crecimiento, etc.

Por otra parte, no se trata de simplemente elegir entre un ERP on premise o un ERP cloud, sino que, dependiendo de sus recursos, puede considerar la nube pública, nube privada o entornos híbridos.

Fases de una implentación ERP

Un proyecto de implementación de ERP se divide en varias fases. Cada una de estas fases se refiere a competencias específicas:

  • Estudio previo: Formalización de las normas de gestión, revisión de estas normas, formalización de las requerimientos funcionales. Esta fase requiere competencias funcionales y departamentales. A menudo la llevan a cabo consultores funcionales en estrecha colaboración con los empleados del departamento en cuestión.
  • Desarrollos/configuración, redacción del plan de parametrizaciones.
  • Preparación y realización de pruebas (pruebas de integración formales, pruebas de compatibilidad ascendente).
  • Capacitación de los usuarios y apoyo hacia la transición.
  • Transferencia desde el sistema antiguo al nuevo, control de la recuperación correcta de datos (ejemplo: (asientos contables iniciales).

ERP on premise

El tipo de implementación de un ERP dependerá de los recursos con los que cuente tu empresa. Normalmente se necesita al menos un recurso IT dedicado en la empresa para una efectiva implantación ERP, dado las integraciones con otros softaware necesarias. Las soluciones on premise suelen ofrecer más nivel de personalización que las soluciones online, aunque esto está cambiando últimamente.

Por otra parte, el licenciamiento está basado en la compra de la solución y, dependiendo del proveedor, en el pago anual de un mantenimiento y soporte. Esta opción también ofrece más flexibilidad en la configuración del ERP en conjunto con el proveedor del ERP.

ERP en la nube

Una implementación cloud ofrece múltiples beneficios. Las soluciones de gestión online son más rápidas de implantar que las desplegadas en local u on premise, entre otros, porpque no es necesario ni comprar ni mantener servidores propios. Los recursos internos necesarios también se reducen ya que no existen tantas necesidades de mantenimiento.

Con las soluciones ERP en local, los datos se alojan en tu propio entorno tecnológico, mientras que con un ERP online tu información, que sigue siendo de tu propiedad, se encuentra segura en centros de datos públicos o privados.

Las soluciones en la nube suelen ofrecerse en modo suscripción, por lo que solo pagas por las licencias y usuarios que uses de manera mensual o anual. Esto se traduce en una inversión inicial menor comparada con las soluciones on premise y en una mayor flexibilidad a la hora de modificar usuarios y licencias.